Las aportaciones de la enfermería a la salud comunitaria


La enfermería es una disciplina científica sometida al rigor de la formación académica universitaria, por lo que cuenta con la necesaria capacidad de pensamiento crítico para desarrollar su labor profesional específica de forma autónoma.

Según la OMS: “La misión de la Enfermería en la sociedad es ayudar a los individuos, familias y grupos a determinar y conseguir su potencial físico, mental y social, realizándolo dentro del contexto en que viven y trabajan”.

Los profesionales de Enfermería formamos parte de los Equipos de Atención Primaria (EAP) desde que en 1984 se inició la reforma de la Atención Primaria (A.P.) (R.D. 137/84). La profesión de Enfermería en Atención Primaria se desarrolló siguiendo la complejidad de la sociedad y la aparición de distintas necesidades. A partir del desarrollo de la especialidad de enfermería familiar y comunitaria se establecen las competencias específicas que se requieren en este ámbito de intervención.

 Se definen como áreas específicas de actuación: los cuidados directos; la promoción, prevención, rehabilitación y reinserción social; la atención domiciliaria; y otras actividades propias dirigidas al autocuidado.





La Enfermera Familiar y Comunitaria presta su servicio tanto en el Centro de Salud, en el domicilio, como en la institución sociosanitaria, o aprovechando los espacios de relación comunitaria.

El trabajo en la comunidad es una de las funciones de la Enfermera Familiar y Comunitaria, en la que brinda apoyo a la población, desarrollando diversas actividades enfocadas a la promoción, prevención y mantenimiento de la salud del individuo, familia y comunidad.

Las funciones que realiza la enfermera en estas actividades son:
- Análisis y planificación de la puesta en marcha de los programas, acciones y actividades relativas a la salud comunitaria, identificando los recursos con los que cuenta la comunidad.
- Coordinación y colaboración con las distintas administraciones y grupos sociales y colectivos implicados.
- Seguimiento del desarrollo del proceso de evaluación de la intervención realizada en la comunidad.

Para todo esto la Enfermera Familiar y Comunitaria debe conocer las características de la población así como sus necesidades, priorizar las necesidades detectadas, fomentar la participación comunitaria y atender a la población en su medio más cercano.



Por tanto, la Enfermera Familiar y Comunitaria es la profesional que a través de su mirada integral y holística de las personas y su entorno (familiar, laboral, social), le permite asumir la misión de acompañarlas desde su nacimiento hasta la muerte en el desarrollo de su potencial de salud, promocionando los diferentes entornos familiares, laborales y sociales para que éstos permitan y faciliten dicho desarrollo.

La estrategia de "Salud 21: Salud para todos en el siglo XXI" (OMS) pone un acento especial en una salud democrática, responsable socialmente y sostenible. En el objetivo 15 dice: “En muchos Estados Miembros se requiere la existencia de un Sector Sanitario más integrado, que ponga énfasis en la Atención Primaria. En el núcleo de este sistema debe estar una enfermera de salud familiar bien formada que proporcione un amplio asesoramiento en materia de hábitos de vida, asistencia familiar y servicios de atención domiciliaria en un número limitado de familias. Igualmente deberá interactuar con las estructuras de la comunidad local con relación a los problemas sanitarios”.

La enfermera familiar y comunitaria cuenta con las competencias y conocimientos profundos sobre la complejidad, tanto de las personas, familias y grupos como de las interacciones que se producen entre ellos. Así mismo, conoce la comunidad en la que ofrece servicios, los recursos disponibles y las diferentes maneras de interactuar entre sus miembros. La enfermera también interviene en órganos de salud pública, ya que ella puede identificar elementos en el barrio o en la comunidad que influyen de manera positiva o negativa en la salud de la familia y las personas que la componen. Es una activa participante de la comunidad en lo que se refiere a programas de salud, incluyendo colegios locales, organizaciones no gubernamentales, grupos de la comunidad, culturales, sociales y religiosos…, elaborando una acción comunitaria como un elemento esencial de la Atención Primaria de Salud. 




Desde SEMAP nos proponemos, entre otros objetivos, impulsar la Educación para la Salud Grupal y la Participación Comunitaria, asumiéndolas y utilizándolas como herramientas propias para potenciar y mejorar el autocuidado.


Sociedad Madrileña de Enfermería Familiar y Comunitaria (SEMAP)

No hay comentarios:

Publicar un comentario